Contacto
Facebook
Twitter
Artículos
06/01
Autor

Palabras Claves

Compartir en:

 

Los violadores y agresores seriales son susceptibles de desarrollar comportamientos reiterativos

2 de Diciembre de 2013 La Doctrina Parot fue anulada por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos el pasado 21 de octubre de 2013. Con ello, se dejan de aplicar condenas sumatorias de años de penas privativas de libertad en condenados por delitos terroristas y también en internos que habían perpetrados delitos contra la vida humana independiente […]


2 de Diciembre de 2013

La Doctrina Parot fue anulada por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos el pasado 21 de octubre de 2013. Con ello, se dejan de aplicar condenas sumatorias de años de penas privativas de libertad en condenados por delitos terroristas y también en internos que habían perpetrados delitos contra la vida humana independiente (asesinatos) y delitos contra la libertad e integridad sexual (violaciones y/o agresiones sexuales).
De esta manera, de distintos centros penitenciarios salieron internos de conducta delictógena de posible futura peligrosidad que cumplían condenas por violación múltiple y/o por asesinato serial: Pablo Manuel García Ribado, conocido como “El Violador del Portal” con 74 violaciones y  6 agresiones sexuales (condenado a 1.721 años de prisión); Pedro Luis Gallego, conocido como “El Violador del ascensor” con 10 violaciones y asesinatos (condenado a 273 años de prisión); Jesús Vela Martínez con 4 asesinatos y condenado a 220 años de prisión o Miguel Ricart único condenado por el crimen de las Niñas de Alcasser.

La pregunta es la siguiente: ¿La posibilidad de futura peligrosidad en este tipo de perfil delincuencial es probable?

Para poder explicar esta pregunta, habríamos de recabar información vivencial y psicobiográfica de cada uno de los sujetos que han salido fuera de las prisiones.

Se hace estrictamente necesario saber si éstos sujetos tomaron conciencia de la perpetración de sus respectivos delitos y la motivación de querer aproximar sus conductas dentro de los parámetros de personas adultas normales; es decir, patrones comportamentales dentro de la normalidad social por la que hayan tenido que adquirir a partir de su vinculación a programas de tratamiento de aplicabilidad en los Centros Penitenciarios.

El tema de la peligrosidad y riesgo de incidencia ya se habló, por el autor que suscribe la presente artículo, en otro publicado en fecha de 13.01.2009 (ver “Evaluación Pericial del Riesgo de Violencia y Peligrosidad”) y, por ello, no vamos a ahondar más que en la importancia de la conclusión del artículo que se basa en la necesidad de intentar predecir la conducta criminológica del sujeto en tiempo futuros y que procurar que el error de la predicción sea el menor posible para poder precisar y aumentar la fiabilidad del tipo de conducta hostil que se quiere predecir.

Por tanto, y basándonos justo en lo anterior, queda claro que el volumen, la cantidad, la frecuencia y nivel de agresividad aplicada en sus víctimas en relación al comportamiento delictógeno perpetrado, son sin duda un factor a considerar en cuanto a la futura peligrosidad del sujeto. Dicho de una manera más clara: no es lo mismo asesinar y/o violar a 20 víctimas que 1 víctima. El sujeto que haya cometido el mayor número de ilícitos de los mencionados, tendrá más posibilidades de riesgo de comportamiento peligroso; mientras que, el que haya perpetrado un único y aislado acto, sería razonable pensar que revestirá menos probabilidad de reiteración delictiva.

No obstante, y en base a lo anterior e independientemente del número de víctimas afectadas, tampoco podemos obviar, y ello aunque se trate de una sola víctima, que también habrá de ser apreciadas las circunstancias que rodearon la perpetración del acto delictivo-criminológico, ya que suelen ser valiosos indicadores de la peligrosidad futura del sujeto.

Se hace por ello siempre necesario, el pormenorizado, artesanal e individual análisis de la motivación que abocó al sujeto activo del delito a la comisión del mismo, dado que la misma se tornará en la clave de dicha peligrosidad: de forma que si el sujeto presenta una conducta delictógena focalizada en la atención sexual, es posible la existencia de una disminución de autocontrol de sus instintos sexuales, y por ende las probabilidades de reincidir aumentarán. Mientras que el sujeto que haya perpetrado la muerte de su víctima por un ataque de enfado o ira originado por una causa concreta (como por ejemplo que un miembro del matrimonio albergue la ideas de que su pareja es infiel, sea verdad o no –por ser fruto de una idea delirante celotípica-), verá reducidas las probabilidades de reiteración, dada la motivación del ilícito puntual y concreto.

Por tanto, los factores predictivos a la reiteración de estos sujetos que han sido puestos en libertad dependerán de los factores anteriormente expuestos, sin perjuicio de la alarma social que la excarcelación de dichos ex-convictos pudiera provocar y que han de tener presente los operadores jurídicos y los profesionales peritos especialistas en Salud Mental:

Motivación centrifuga: cuando la raíz de la motivación es exógena al comportamiento del sujeto y fuera de las experiencias bio y/o patobiográficas del perpetrador/a. Por ejemplo: la búsqueda del placer sexual en un violador serial; la probabilidad de que ante la ausencia de experiencias sexuales hace que satisfaga su motivación en la búsqueda de víctimas propiciatorias. Éste tipo de perfil delictógeno, hace que sean más susceptibles de desarrollar algún tipo de comportamiento reiterativo de tipo criminológico por la existencia de distorsiones cognitivas con respecto al sexo femenino (si tratamos de agresores sexuales seriales).

Motivación centrípeta: cuando la raíz de la motivación de la conducta criminológica es endógena y forma parte de la bio y/o patobiografía del perpetrador/a. Por ejemplo: la perpetración de un suicidio ampliado en la figura de una madre (o padre) que sufre de un posible Trastorno Depresivo de intensidad Grave con sintomatología psicótica; la probabilidad de volver a reproducirse de nuevo es baja ya que se contextualiza en el seno familiar.

Autores:

– Dr. Bernat-N. Tiffon. Psicólogo Forense (privado) en Consultoría en Psicología Legal y Forense. Profesor de Universidad. Vice-Presidente de la Sociedad Española de Psicología Legal y Criminológica (área Psicología).

– Dra. Miryam Al-Fawal. Doctora en Derecho y Criminóloga. Vice-Presidente de la Sociedad Española de Psicología Legal y Criminológica (área Legal y Criminológica).

VÍDEO: sobre este tema puede verse entrevista realizada al Dr. Bernat-Noël Tiffon el pasado 15.11.2013 en el programa “8 al día amb Josep Cuní” (8TV) en ESTE LINK

Código Safe Creative (Registro de Propiedad Intelectual): 1312039497812

Articulo Original: http://www.peritajes-peritos.es/articulos/articulo-peritaje-Los-violadores-y-agresores-seriales-son-susceptibles-de-desarrollar-comportamientos-reiterativos.html?id=115#!


Comentar

Por el momento no hay comentarios.

Comentar
Nombre  
e-mail  
Web  
Comentario  
   
   
   

 

 

Archivo de artículos

- Curso Pre Congreso del IV Congreso de la Asociación Argentina de Psicología Jurídica y Forense

- Cyber Bullying: ¿De quién es el Problema?

- Los violadores y agresores seriales son susceptibles de desarrollar comportamientos reiterativos

- El decálogo de la violencia sexual en la India

- Sentencia completa de la causa Freydoz

- Admitieron el jury contra jueza de Chos Malal por maltrato laboral

- Fallece la menor que intentó suicidarse por presunto «mobbing»

- Baja de Imputabilidad Penal

- Pericia Psicológica ¿una salida laboral fácil?

- MOBBING. Un mal de nuestra época.

- ¿Crímenes inmotivados o sociedad estigmatizante?